Historia


 
Vocación…

A principios del 2016, un grupo de profesionales, empresarios y emprendedores con vocación social, se juntaron con la necesidad común de hacer de este mundo un lugar más humano, libre, igualitario y solidario. Para todos ellos la filantropía no era suficiente, no bastaba con meterse a la mano al bolsillo, necesitaban involucrarse activamente para ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas gay, lesbianas, trasgénero, bisexuales e intersexuales, mas aún, transformar la diversidad en un impulsor del desarrollo económico para todos.


 
Inspiración…

La experiencia profesional de cada uno de ellos, como también, en las empresas que han trabajado, les permitió visualizar que la diversidad y la inclusión puede ser la respuesta a los principales desafíos que las organizaciones privadas tienen: productividad, innovación, crecimiento y reputación. En ese momento decidieron crear una asociación gremial que respetara a las personas sin distinción, donde los beneficios sean distribuidos con equidad entre sus socios y que actúe bajo el principio de integridad en los negocios.


 
Potencial…

Muchos han sido los grupos de interés, de distintos sectores e industrias, que han participado en la concepción de la cámara. Y durante el proceso han dado testimonio de que el segmento LGBT tiene un infinito potencial como mercado, y que abordarlo es sin duda alguna, una gran aventura.


 
Invitación…

Pero no querían hacer el viaje rápido y solos, querían llegar lejos, así que decidieron sumar entonces a todos los que comparten su filosofía, y con esto, transformarse en el soporte y voz de las empresas y profesionales comprometidos con la diversidad en Chile.